14.12.06

En Denia



El puente pasado estuvimos unos días en casa de Ana en Denia. Dormir largo y tendido, desayunar zumo de las naranjas del jardín, dar un paseo por una playa desierta, abrir botellas de vino para comer, para merendar y para cenar, repantingarnos en los sofás para leer en silencio o para charlar animadamente sobre cualquier tema que surja… Es fantástico cuando puedes pasar unos días en los que tu mayor problema es decidir si hacer el pescado al horno o en las brasas de la chimenea.