25.5.08

Eurovisión

Con gran disgusto por mi parte, un sector de los invitados estaban empeñados en ver al Chiquilicuatre en el festival de Eurovisión. Así que no quedó más remedio que dejar la tele encendida (sin voz!) hasta que salió el representante español, convocando a una entregada audiencia frente a la pantalla.