13.10.08

Hutongs


Otro de los signos de la transformación de Beijing es la desaparición de los hutongs, las estrechas callejuelas que conformaban la ciudad hasta hace bien poco. Ahora son pequeños reductos lo único que te puedes encontrar. El contraste es fortísimo, como tantas otras cosas aquí. Vas caminando por una avenida amplísima, bordeada de edificios monumentales y de repente te encuentras con callejón diminuto que serpentea irregularmente y que te conduce a un mundo laberíntico que ni podías imaginar, minutos antes, que se encontrase allí mismo. Es como pasar de una megalópolis del siglo XXI a un tranquilo pueblecito de principios del XX en tan solo unos cuantos pasos. Una sensación rarísima, la ciudad parece desvanecerse tras de ti y te paseas por los tranquilos hutongs, donde todo parece transcurrir más despacio y donde aún se vive en las tradicionales casas chinas articuladas alrededor de sus patios interiores.






3 comentarios:

oscarteston dijo...

Que bueno compañero.... hacia un par de meses que no te leía ... y menuda. Que envidia de viaje...

Como siempre, me encantan tus fotos...

un abrazo

Isabel dijo...

Hola!! me encanta tu blog!! donde estas? porque ya no escribes?

Juan Rayos dijo...

Pues he estado bastante liado con otras cosas... y aún continúo!, pero a ver si pongo alguna cosilla, aunque sea de vez en cuando... Gracias Isabel