30.5.07

El reloj de García-Alix



Esta mañana asistimos a la inauguración de PhotoEspaña07 en el Jardín Botánico de Madrid. Después de los discursos oficiales aprovechamos para cazar al vuelo algún canapé y charlar con los asistentes. Saludamos a Alberto García-Alix, el patrocinio de una marca de relojes le recuerda la historia de su reloj y nos la cuenta. Parece ser que estando en Buenos Aires, sentado en una terraza, fue asaltado por la espalda por dos tipos que al grito de ¡no te muevas!, lo agarraron con fuerza por la nuca y el brazo, quitándole en un abrir y cerrar de ojos el reloj que le regaló su padre 15 años atrás. En pocos segundos subían en una moto y desaparecían de la vista a toda velocidad, en dirección contraria.

Alberto quedó fuertemente afectado, especialmente por el valor sentimental del reloj. Al día siguiente tras buscar el reloj por los rastros de la ciudad y reflexionar sobre lo sucedido, se fue a ver a un tatuador y se hizo tatuar el reloj, donde antes llevaba el original. El de ahora, como mandó escribir por detrás, es "para siempre", y la hora quedó congelada marcando el fatídico momento, las 15.oo h.