4.9.06

CRASH!



Últimamente exploramos el espacio a base de colisiones, choques y explosiones. La última ha sido estrellar la sonda SMART-1 en la Luna, para ser más exactos en el Lago de la Excelencia. Pero ha sido un impacto controlado, un choque de investigación. Nosotros nos quedaremos con las fotos y los gráficos, casi tan plásticos como científicos, y la Luna obtendrá un nuevo cráter de recuerdo.

Pero lo más interesante es que ha tardado 14 meses en llegar… ¡¡14 meses!!!. Como contrapartida han gastado tan solo 50 litros de combustible enrecorrer los cien millones de kilómetros que hay hasta allí, y todo gracias a un nuevo motor de propulsión iónica.

¡Vaya! Pues está muy bien… no lo de estrellarlo… me refiero a la idea de gastar y consumir menos, aún a costa de tardar más en llegar. Pero no hace falta ir a la Luna!, aquí, en la Tierra, hace décadas que necesitamos un poco de esa filosofía. Mientras tanto seguirán suprimiendo trenes regionales e inaugurando trenes de alta velocidad carísimos. Y mientras tanto seguiremos usando la bicicleta, que, sin tener propulsión iónica, resulta tan revolucionaria como llegar a la Luna con 50 litros de combustible.

Fotos: ESA/SPACE-X (Space Exploration Institute)