20.6.06

La casa de Nacho



Miro mi casa y se me cae el alma a los pies, no consigo mantenerla ordenada más de dos días seguidos. Mi único consuelo consiste en ir a ver a mi primo Nacho. Él y Blanca consiguen superar con creces el desorden más desordenado… pero con encanto, ¡eso si!, con mucho encanto. La casa les está quedando muy bonita, con el ladrillo visto y el suelo de madera que tanto sudor a costado de poner…