19.2.10

Traficantes de la carne negra



Por favor, no pierdan la serenidad, solo son unos cuantos locos que se han escapado del manicomio.

William Burroughs - El almuerzo desnudo